Reacciones mixtas en Miami al alivio de las medidas contra el régimen cubano

Políticos y líderes del exilio evalúan el impacto de la decisión de Biden

El Gobierno de Cuba considera los cambios un "paso limitado en la dirección correcta"

El pasado 3 de mayo, la Embajada de EE UU reanudó la tramitación de visados para inmigrantes cubanos. (14ymedio)
El pasado 3 de mayo, la Embajada de EE UU reanudó la tramitación de visados para inmigrantes cubanos. (14ymedio)

El Gobierno del presidente de EE UU, Joe Biden, anunció este lunes que restablecerá los vuelos comerciales a Cuba, que hasta ahora solo llegaban a La Habana, reanudará el programa de reunificación familiar y suspenderá el límite de 1.000 dólares por trimestre a las remesas, dando marcha atrás a algunas de las medidas más duras de su antecesor, Donald Trump.

El alivio ha caído bien en Miami entre los que creen que ayudará a mejorar la situación de los cubanos, pero muy mal entre quienes aseveraron que "no van a contribuir a un cambio político" en la Isla.

"El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba", escribió el senador Marco Rubio en Twitter.

"El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba", dijo Marco Rubio

El demócrata Bob Menéndez también manifestó su rechazó a las medidas: "Seamos claros, aquellos que aún piensan que incrementar los viajes servirá para fomentar la democracia en Cuba están simplemente negándose a reconocer la realidad".

"Durante años –añadió– Estados Unidos alivió de manera estúpida las restricciones de viaje con el argumento de que millones de dólares estadounidenses traerían la libertad y nada cambió. Y como advertí entonces, el régimen se rió de cualquier promesa de aflojar su férreo control sobre el pueblo cubano y terminamos ayudando a financiar la maquinaria detrás de su continua opresión".

El republicano Ted Cruz, uno de los senadores por Texas, también aludió a las políticas hacia Cuba del expresidente Barack Obama (2009-2017) para atacar a Biden, que fue su vicepresidente. "Una de las piezas claves de la Administración de Biden ha sido calmar a los regímenes criminales alrededor del mundo. En Cuba, Biden está retomando esto justo donde Obama lo dejó: en concesiones catastróficas a injustificables", afirmó.

El desmantelamiento de algunas de las medidas tomadas por el republicano Donald Trump cuando era presidente (2017-2021) llega en un momento en que la afluencia de cubanos a EE UU tanto por tierra como por mar alcanza niveles récord.

A la vez, el régimen cubano continúa con el endurecimiento de su política hacia la oposición interna para evitar que se repitan protestas como las del 11 de julio de 2021.

Consultado por Efe Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, respaldó el restablecimiento de los vuelos comerciales a Cuba, no solo a La Habana, una política por la que su organización ha abogado siempre, ya que regula la "competencia entre las líneas aéreas" y eso beneficia al cubano dentro y fuera de la Isla.

No obstante, Sánchez criticó que Biden "haya faltado a su palabra" cuando aseguró que "consultaría con el exilio cubano, como parte integral de esta nación y de nuestra tierra" este tipo de decisiones.

En cuanto a la suspensión del límite de 1.000 dólares por trimestre a las remesas hacia Cuba, el líder del exilio en Miami dijo que esta es una inmejorable ocasión para "forzar al régimen cubano a que las remesas vayan directamente al bolsillo" de los cubanos.

"El dinero de las remesas a través de Western Union debe ir directo a los cubanos, sin que la dictadura se apropie de un tanto por ciento" del envío, precisó

"El dinero de las remesas a través de Western Union debe ir directo a los cubanos, sin que la dictadura se apropie de un tanto por ciento" del envío, precisó.

Sobre el impacto de la reactivación del programa de reunificación familiar, Sánchez avanzó que este será positivo al constituirse en una "forma legal de que las familias cubanas tengan contacto" y sirva para evitar "que algunos cubanos se lancen al mar" para ir al encuentro de sus familiares.

Juan Antonio Rodríguez, exiliado cubano, activista y amigo de la familia del fallecido Oswaldo Payá, se mostró también a favor de reactivar el programa de reunificación familiar, ya que "existía desde antes (...) y es positivo" para las familias cubanas.

Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático y la Asamblea de la Resistencia Cubana, por el contrario, se manifestó totalmente en contra de las medidas anunciadas este lunes en unas declaraciones a Efe.

El dirigente del exilio consideró que detrás de esta decisión hay "conceptos errados" como creer que fomentar un cambio económico puede llevar a un cambio político en Cuba, algo -dijo- en lo que ya se equivocó el anterior demócrata en la Presidencia, Barack Obama, que abrió un proceso de normalización de relaciones con el régimen.

A su juicio, "es una ilusión pensar que en Cuba puede existir un sector económico independiente que no esté controlado por los militares"

A su juicio, "es una ilusión pensar que en Cuba puede existir un sector económico independiente que no esté controlado por los militares". Gutiérrez recordó que miles de personas fueron detenidas tras las protestas del 11J y, entre los juzgados y condenados a duras penas de prisión por manifestarse pacíficamente, hay menores.

Además, aseguró que no se entiende por qué la Administración Biden, que está de parte de Ucrania, le da oxígeno "al mayor aliado de Rusia en el hemisferio occidental".

El portavoz de la cartera de Exteriores de EE UU, Ned Price, explicó en un comunicado este lunes que las medidas buscan mostrar apoyo al pueblo cubano y darle herramientas para conseguir una "vida libre" fuera de la "opresión" del Gobierno de su país y para ayudarles a buscar mejores oportunidades económicas.

Price reiteró su llamamiento al Ejecutivo cubano para que libere "inmediatamente" a los "presos políticos" y respete los derechos fundamentales de su pueblo.

Específicamente, EE UU anunció este lunes que restaurará tanto los vuelos comerciales como los vuelos chárter y que permitirá algunos tipos que Trump había restringido, como aquellos con fines educativos o relacionados con fines profesionales.

Price reiteró su llamamiento al Ejecutivo cubano para que libere "inmediatamente" a los "presos políticos"

También dejará los viajes de grupos de estadounidenses destinados a hacer contactos con el pueblo cubano, conocidos en inglés como "people to people travel", pero seguirán prohibidas las visitas individuales de esta clase.

Hasta ahora, las aerolíneas estadounidenses solo podían volar a La Habana, lo que dejaba a los cubanoamericanos con pocas opciones para visitar a sus familiares en otras partes de la Isla.

El Gobierno de Cuba calificó las medidas como un "paso limitado en la dirección correcta". El Ministerio de Relaciones Exteriores lamentó en un comunicado, emitido poco más de una hora después del anuncio de Washington, que la administración de Joe Biden no haya eliminado el embargo económico, vigente desde 1962.

"La decisión no modifica el bloqueo, la inclusión fraudulenta en lista de países patrocinadores del terrorismo, ni mayoría de medidas coercitivas de máxima presión de Trump que aún afectan al pueblo cubano", censuró el Ministerio.

Bruno Rodríguez recriminó a EE UU que no haya "cambiado ni los objetivos, ni los principales instrumentos de la política fracasada (...) contra Cuba", en un mensaje difundido en Twitter.

Sin embargo, también resaltó en su comunicado que la decisión "responde también a los llamados de la sociedad estadounidense y de los cubanos residentes en ese país" y que "ha sido una demanda de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y de la de la casi totalidad de los estados miembros de Naciones Unidas".

El Minrex reiteró que La Habana está abierta al diálogo con Washington "sobre la base de la Carta de las Naciones Unidas".

El Gobierno de Trump prohibió en 2019 los vuelos comerciales desde su territorio a todas las ciudades de Cuba con la excepción de La Habana y, en agosto de 2020, fue más lejos al suspender los vuelos chárter privados a todos los aeropuertos de la isla, incluido el de la capital.

Esos vuelos chárter eran empleados por muchos cubanoamericanos para viajar a la Isla desde Miami.

Asimismo, el Departamento de Estado anunció este lunes que incrementará su apoyo a los emprendedores cubanos con autorizaciones para que accedan a plataformas de comercio electrónico, entre otras acciones.

El cambio de política se produce después de una revisión interna dentro de la Administración de Biden que ha llevado meses.

También dejará los viajes de grupos de estadounidenses destinados a hacer contactos con el pueblo cubano, conocidos en inglés como "people to people travel"

Durante su campaña para las elecciones de 2020, Biden prometió volver al deshielo con Cuba empezado por Barack Obama (2009-2017) y dar marcha atrás a muchas de las sanciones impuestas por Trump.

Sin embargo, el debate dentro del Gobierno de Biden parecía haberse paralizado tras las inéditas manifestaciones antigubernamentales del 11 de julio en Cuba, que provocaron la imposición de sanciones por parte de EE UU en castigo por el encarcelamiento de algunos de sus líderes y participantes.

Tras esos roces, representantes de EE UU y de Cuba se reunieron en abril en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada de Biden a la Casa Blanca.

El pasado 3 de mayo, la Embajada de EE UU en La Habana reanudó la tramitación de visados para inmigrantes, anunciada a principios de abril. Hasta el momento se mantiene operando solo los visados bajo la categoría IR-5, IR-5 que reconoce a los padres que están siendo reclamados por ciudadanos estadounidenses.

Desde que fue suspendida en 2017, a raíz de los incidentes de salud acontecidos a diplomáticos estadounidenses conocidos como "síndrome de La Habana", la tramitación de visados sólo se ha podido realizar, primero en la Embajada de EE UU en Bogotá y luego en Georgetown, Guyana, donde cientos de cubanos tienen que esperar las resoluciones de sus trámites, no exentos de irregularidades.

El cambio de política se produce después de una revisión interna dentro de la Administración de Biden que ha llevado meses

En abril pasado, y ante el éxodo de cubanos hacia EE UU de los últimos meses, el Encargado de Negocios de los Estados Unidos en Cuba, Timothy Zúñiga-Brown, había afirmado a Cubanet que las cifras de los nacionales que se están yendo están muy por encima de las 20.000 visas que comprende un acuerdo migratorio entre los dos países, por lo que reconoció que "es importante que haya una manera legal, segura y formal para que la gente vaya a Estados Unidos".

La Administración Trump en 2019 impuso restricciones de viajes y remesas a Cuba. Entonces se limitó los envíos a "1.000 dólares por persona por trimestre" y quedaron prohibidas las conexiones comerciales desde territorio estadounidense a todas las ciudades de la Isla, con la excepción de La Habana.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 42