Ana Belén Montes era una "espía perfecta" al servicio de Fidel Castro

El agente del FBI que la capturó publica un libro sobre la ex funcionaria del Pentágono que actuaba "por ideología"

Ana Belén Montes, condenada por Estados Unidos por servir de espía a Cuba. (Captura)
Ana Belén Montes, condenada por Estados Unidos por servir de espía a Cuba. (Captura)

Durante 17 años, hasta su arresto en 2001, Ana Belén Montes, una funcionaria estadounidense hija de puertorriqueños, mereció el calificativo de "espía perfecta" que le dan los autores de The Queen of Cuba, The Inside Story on How the Perfect Spy Evaded Detection for 17 Years, Peter Lapp y Kelly Kennedy. El libro, editado por el sello Post Hill Publications, saldrá a la venta tras la liberación de la espía, prevista para enero del próximo año.

Montes, plantada como asesora de temas cubanos para Estados Unidos en el Pentágono, se las arregló para suministrar información clasificada a La Habana e influir en las políticas de Washington hacia la Isla.

Hacía todo esto sin cobrar un centavo y por odio a las políticas externas de EE UU, dice en declaraciones a El Nuevo Herald Peter Lapp, el agente retirado del FBI que arrestó a Montes en 2001. Ahora, devenido autor, ofrece todos los detalles de la historia, incluida la identidad del agente Germán, el contacto de la mujer con sus jefes de La Habana.

Para Lapp, "el servicio de inteligencia cubano es uno de los mejores del mundo", y lo que hace que sea tan bueno "es que encuentran a estas personas que tienen ideas afines, que tienen esta empatía visceral por lo que Cuba está tratando de hacer. Son tan buenos para encontrar a estas personas que no quieren hacerlo por dinero".

Sobre el caso de Montes, en su entrevista para el diario miamense, el ex agente lamentó: "No pudimos devolver el golpe en décadas; fallamos bastante".

De acuerdo a su investigación, la espía, nacida en la República Federal Alemana, enviaba diariamente a Cuba datos confidenciales y, al mismo tiempo, recibía instrucciones de Fidel Castro para influir en las decisiones de EE UU hacia el Gobierno cubano.

"¿Cuáles fueron las motivaciones de Ana Belén Montes para su labor de espionaje?: la ideología pura", dice el informe público del FBI sobre la espía

El enlace era Evelio Guerra Pereda, alias Germán, un oficial de inteligencia encubierto como médico cuyo expediente, hoy público, revela que trabajó en el hospital Manuel Fajardo de La Habana. Interpelado por Lapp en la actualidad, Guerra Pereda negó conocer o tener vínculos con Montes.

Durante la Administración de Barack Obama, se tuvo conocimiento de que Rolando Sarraff Trujillo, ex oficial de inteligencia de EE UU capturado en La Habana, había proporcionado pistas para la captura del "topo" de Castro escondido en el Pentágono. Sarraff fue intercambiado en 2014 por tres de los cinco espías cubanos que el Gobierno denomina "los cinco héroes".

El propio Obama, tras el intercambio, calificó a Sarraff, sin identificarlo, como "uno de los más importantes agentes de inteligencia que EE UU ha tenido en Cuba, y que ha estado en prisión por casi dos décadas", período que coincide con el arresto de Ana Belén Montes.

"¿Cuáles fueron las motivaciones de Ana Belén Montes para su labor de espionaje?: la ideología pura", dice el informe público del FBI sobre la espía. Dicho informe contextualiza el arresto de la mujer tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas, y afirma que formó parte de una estrategia mayor para garantizar la seguridad del país.

Entre los documentos a los que Montes tenía acceso como analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE UU estaban los planes de la invasión a Afganistán, a los que Castro pudo haber tenido acceso a través de su espía.

El FBI recorre la trayectoria laboral y de espionaje de Montes, comenzando con su reclutamiento por La Habana en 1984 y describiendo su estado actual: una mujer de 60 años, operada de cáncer de mama, que intentará reanudar su vida luego de dos décadas de prisión.

Por su parte, el autor de The Queen of Cuba, quien también interrogó durante varios meses a Montes, la define como una mujer "recta, pomposa y narcisista". Un personaje casi de ficción, una fanática de Castro y su Gobierno, cuyo extremismo le resultó ideal para conformar el libro.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0