Muere 'Chomy' Miyar, el cubano que conocía todos los secretos de Fidel Castro

Falleció a los 90 años en su casa de Miramar, próxima al Acuario Nacional, cuenta a '14ymedio' una fuente familiar  

Un "batallón" de la Seguridad del Estado se llevó diversas pertenencias de la vivienda

"Murió en la madrugada en su casa de Miramar, próxima al Acuario Nacional. Llevaba años con la diabetes descompensada y lo cuidaban dos enfermeras". (Twitter/Centro Fidel Castro)
Su tiempo como rector de la Universidad de La Habana coincide con los procesos de "depuración" que concluyeron con la expulsión de estudiantes y profesores. (Twitter/Centro Fidel Castro)

José Miguel Chomy Miyar Barrueco, antiguo secretario de Fidel Castro y uno de los "históricos" del régimen, murió la madrugada de este viernes en La Habana a los 90 años. Miyar fue también rector de la Universidad de La Habana entre 1966 y 1972, un cargo que ejerció durante los años de duras purgas contra estudiantes y profesores.

"Murió en la madrugada en su casa de Miramar, próxima al Acuario Nacional. Llevaba años con la diabetes descompensada y lo cuidaban dos enfermeras", comenta una fuente familiar que pide el anonimato. "La familia fue avisada nada más que falleció y muchos de ellos, que están radicados en Italia y España, ya están viajando hacia la Isla para estar en el velorio".

La prensa oficial no anunció el deceso de Miyar hasta dos horas después de que 14ymedio diera la noticia. Después de este retraso, Granma informó que Miyar será velado en la funeraria de Calzada y K a partir de las 18:00 horas de este viernes. El entierro se producirá la mañana del sábado, en el panteón de las Fuerzas Armadas de la capital. 

La prensa oficial no anunció el deceso de Miyar hasta dos horas después de que '14ymedio' diera la noticia

El familiar asegura que tras la muerte de Miyar se apareció "un batallón" de la Seguridad del Estado para hacer una "recogida" de pertenencias, porque él era, refiere, "el más importante archivo vivo que tenía Fidel Castro".

Nacido en Siboney, Santiago de Cuba, en agosto de 1932, Chomy se graduó como médico y fue una presencia gris pero muy poderosa en la política cubana durante medio siglo. Sin embargo, "sus últimos años, después de que Fidel Castro murió, fueron difíciles, lo llevaron a una casa, con una habitación pequeña que parecía una escenografía para dar idea de humildad, pero todo era mentira porque era un hombre muy rico. Tenía problemas de cadera y lo operaron en el Cimeq", añade su pariente.

"Solo le quedaron dos hijos aquí, que se dedican a vender productos a través de internet en los portales en divisas. El resto de los hijos y los nietos están viviendo en Italia y España con nombres cambiados", detalla. "Chomy estaba muy aislado al final de su vida porque Raúl Castro no lo tenía en buena estima y era un hombre que sabía demasiados secretos, había que mantenerlo alejado de todo el mundo para que no abriera la boca".

"'Chomy' estaba muy aislado al final de su vida porque Raúl Castro no lo tenía en buena estima y era un hombre que sabía demasiados secretos"

La fortuna familiar, imposible de poner en cifras debido al secretismo que rodea al clan Miyar, contrasta con la imagen de austero que Chomy difundió en los años 60 y 70, cuando se enfundó una chaqueta de caqui, gris oscura de cuello cerrado, que remedaba a la que usaba Mao Tse-Tung. Con aquel "uniforme" se paseaba por los claustros universitarios, las actividades oficiales y los eventos partidistas.

Su tiempo como rector de la Universidad de La Habana coincide con los procesos de "depuración" que concluyeron con la expulsión de estudiantes y profesores acusados de revisionistas, homosexuales y religiosos. Frente a esa casa de altos estudios, cuando todavía no existía el Ministerio de Educación Superior, Chomy tuvo un poder total para definir desde el plan de estudio hasta la política de acceso a las aulas universitarias.

Miyar también se desempeñó como secretario del Consejo de Estado entre 1980 y 2009, un período en que su sola visita a una institución oficial se veía como el arribo de "los ojos y los oídos" del propio Fidel Castro. Posteriormente, tras la enfermedad de Castro, fue nombrado Ministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente entre 2009 y marzo de 2012.

"Toda la familia está muy bien colocada económicamente, algunos son dueños de empresas y de una editorial en España, también de negocios poderosos en Italia y en otros países", detalla el pariente. "En un momento había que contar con él para todo, lo mismo repartía propiedades de casas que regalaba cargos, y siguió siendo, hasta el final de su vida, un gran fanático de Fidel Castro".

"Tenía la mayor colección de fotografías de Castro, que él mismo le hizo, y guardó muchos secretos suyos por eso en sus últimos años resultó una persona incómoda, que nadie quería tener cerca. Siempre fue su secretario particular, incluso cuando se desempeñaba en otras funciones o en cargos públicos, seguía siendo su mano derecha para muchas cosas".

'Chomy' tuvo un poder total para definir desde el plan de estudio hasta la política de acceso a las aulas universitarias

"Estuvo casado con una mujer italiana, muy rica, que luego murió y le dejó toda la fortuna, por eso parte de la familia está radicada en Italia". Su hija, María Elena Miyar Ibarra, también tuvo un alto cargo en Inmigración, pero ya no vive en la Isla. "Todo lo que tenían que sacar del país ya lo sacaron, muchos recursos, dinero, obras de arte y pertenencias valiosas".

"Creó varias empresas para lavar dinero en Panamá, tenía también un boyante negocio de ventas de guayaberas bajo la marca Panabrisa", explica. "No solo fue quien ayudaba a Castro en eso de 'llevar y traer' información, también organizaba encuentros con mujeres que a éste le llamaban la atención cuando visitaba la universidad o cualquier otro lugar y se ocupaba de gestionar parte del dinero de la familia".

"Bastaba que alguien recibiera una llamada de Chomy para que sintiera que estaba hablando con su jefe, no se le podía decir que no a nada de lo que pidiera. Era superpoderoso". Las anécdotas de jóvenes mujeres que tras un encuentro casual con Castro eran contactadas por su secretario personal se repetían en los pasillos de ministerios y universidades. "Hacía las veces de Celestino, todo con discreción y esa sonrisa que siempre tenía congelada en la cara".

Durante una feria internacional, Castro se obsesionó con una muchacha que estudiaba física, señala el familiar de Miyar. Fue el propio Chomy quien supervisó la instalación de un teléfono fijo en su casa, para que Castro pudiera hablar con ella. "Estamos hablando de los años en que había muy pocas líneas fijas", cuenta.

"Aunque era médico no ejerció esa profesión con Castro, era su secretario pero no lo atendía como doctor". Su especialidad "eran otras cosas, no estaba ahí para ayudarlo con sus vísceras sino para cargar con sus secretos y ser absolutamente dócil", subraya la fuente. "Eso fue toda la vida, más que la mano derecha de Fidel Castro, la mano oscura que tapaba y ponía a buen recaudo sus peores acciones".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 65