El Senado da luz verde a la nueva ley del juego

La necesidad de reformar la ley del juego viene de la mano, entre otros motivos, por el creciente número de jugadores en línea.
La necesidad de reformar la ley del juego viene de la mano, entre otros motivos, por el creciente número de jugadores en línea.

El pleno del Senado aprobó el pasado miércoles la reforma de la Ley del Juego con el fin de potenciar el control sobre la manipulación de competiciones deportivas así como el fraude en las apuestas. Toda esta reforma ha sido posible gracias a la intervención del Servicio de Investigación Global del Mercado de Apuestas (Sigma), que, a su vez, amplía la protección de los jugadores en riesgo o la prevención de la adicción.

146 votos a favor y 113 abstenciones han conformado el recuento final de la que solo era un proyecto de ley para catapultar la nueva reforma del juego que entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE.

La necesidad de reformar la ley del juego viene de la mano, entre otros motivos, por el creciente número de jugadores en línea. El encierro ocasionado a causa de la pandemia por covid-19 unido a la penetración cada vez más acusada de los dispositivos inteligentes ha catapultado la industria del juego online como una de las más lucrativas dentro del tejido empresarial.

Ahora, muchos usuarios buscan disfrutar de sus juegos de casino preferidos desde la comodidad de sus hogares. Es interesante, además, tener en cuenta que una de las ventajas de los casinos digitales es que ofrecen recompensas o bonos de bienvenida. Por ello, si uno de tus juegos de azar preferidos son las máquinas tragaperras, es fundamental que accedas a diversas comparativas para encontrar tragaperras con giros gratis accesibles desde diferentes plataformas web con el fin de que ganes la mayor cantidad de dinero posible apostando muy poco.

Algunas claves de la nueva ley del juego

El nuevo marco legal tiene, como uno de sus objetivos, formalizar con rango de ley el Servicio de Investigación Global del Mercado de Apuestas (Sigma), gestionado actualmente por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). Los registros de Sigma almacenarán durante un tiempo máximo de un año los datos de las personas que hayan incurrido o participado en algún tipo de fraude relacionado con las apuestas. El fin perseguido por este organismo será crear una red de cooperación interactiva a la que se podrán sumar todas las entidades relacionadas con el juego y el mundo de las apuestas que estén interesadas.

  • Se enarbolará la bandera de la "responsabilidad social" en la publicidad de los operadores de juego. De esta manera, quedará prohibida aquella publicidad que inciten a actitudes o comportamientos antisociales o violentos o discriminatorios de cualquier forma, así como aquellas que promulguen comportamientos humillantes o denigratorios así como la que incite a conductas que den lugar a daños económicos, sociales o emocionales.
  • Mayor control en el ecosistema digital, con el fin de llevar a cabo un juego en línea más fiable y seguro en relación con los "activos digitales no fungibles". En este terreno se buscará una comprobación más exhaustiva de la fiabilidad en las transacciones monetarias, ya sea real o con criptomonedas, estas últimas bajo un control más estricto dada su volatilidad.
  • El Gobierno, además, pondrá en funcionamiento un Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego, con el fin de que quede constancia de las prohibiciones al tiempo que se solicitará la interconexión por parte de las autoridades autonómicas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0